Alberto Fernández intervino en el conflicto de los pilotos: la tensa disputa por el futuro de Aerolíneas Argentinas

Pidió que levanten la medida de fuerza anunciada para el fin de semana próximo. Pero la pulseada viene de antes y tiene que ver con las expectativas de cambios en la empresa. Un dato: sus declaraciones en la charla con Sarlo. Y otro: el juego del “duro” Pablo Biró

Alberto Fernández acaba de hacer público un mensaje a que ya había hecho llegar por canales reservados a varios jefes sindicales después de su triunfo en las PASO: esta vez, pidió directamente a los pilotos que bajen los conflictos con Aerolíneas Argentinas. Aquel pedido inicial y amplio habría sido completado después con una señal específica a las organizaciones gremiales del sector, que a pesar de todo escalaron el clima de protesta y ahora mantienen la amenaza de un paro de 48 horas el sábado y domingo próximos. No se trata sólo de un tema de campaña, sino más bien de una pulseada en la perspectiva de la llegada al poder.

Las historias que se cruzan son muchas y tendrían que ver especialmente con el manejo de la empresa si Fernández llega a la Presidencia, según circula en medios aeronáuticos. El principal motor del conflicto es Pablo Biró, dirigente del ala sindical considerada dura, hoy en la misma franja que lidera Hugo Moyano. En rigor, el jefe de la Asociación de Pilotos (APLA) recompuso la relación con el camionero sobre todo a partir del año pasado, después de cruces que, en el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, lo habían hecho tejer y destejer con La Cámpora en el reducido pero complejo y rico mundo de Aerolíneas.

Biró dio señales de dureza a pesar del pedido de Alberto Fernández, aunque el cierre de la disputa está por verse. En lo formal, reclama junto a los pilotos de Austral una recomposición salarial de más de 20 puntos para desactivar el paro. Juega también en este tablero la convocatoria para mañana a un encuentro con las empresas: la cita fue informada por la secretaría de Trabajo, que podría declarar la conciliación obligatoria si la cita fracasa. Hay contactos informales, pero hasta anoche no aparecía síntoma alguno de arreglo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + seis =