Fin de una etapa: el Reino Unido dejó la Unión Europea

Las campanadas, los fuegos artificiales y miles de banderas del Reino Unido flameando en la Plaza del Parlamento marcaron el final de la cuenta regresiva del reloj virtual que marcó a las 23 el momento exacto del divorcio formal de la Unión Europea, con emoción y moderada algarabía de los miles de británicos que ocuparon el centro de Londres.

Fue el final de una jornada de vigilia y de ansiedad, aunque en los hechos nada cambiará hasta dentro de 11 meses, cuando concluya el periodo de transición.

A la hora señalada, tras un rato de festejos, hubo algún discurso, entre ellos del líder antieuropeo Nigel Farage, y luego, casi de inmediato, los miles de británicos se comenzaron a retirar pacíficamente de la Plaza del Parlamento cantando el himno nacional británico God Save The Queen.

Salvo los edificios iluminados con los colores de la bandera británica, la celebración fue muy austera.

El clima, un elemento ineludible de la cotidianidad londinense también ayudó porque poco antes de las 23, hora británica, el cielo finalmente se despejó tras la intensa lluvia que azotó la ciudad durante toda la tarde.

Así, con un cielo despejado, que los proBrexit verán como auspicioso, el Reino Unido se despidió oficialmente de la UE y se convirtió en el primer estado miembro en abandonar el bloque europeo tras 47 años de membresia.

Fueron miles de partidarios del Brexit los que se congregaron esta noche en la plaza del Parlamento, en el centro de Londres y frente a las puertas de Downing Street, la residencia oficial del gobierno, para esperar el momento en que el Reino Unido abandonó definitivamente la Unión Europea (UE).

Por su parte, los activistas contra el Brexit realizaron varias vigilias a la luz de las velas en todo el país esta noche mientras los partidarios de la UE, mostraron su tristeza por el divorcio de Europa y se concentraron a esperar la hora límite frente a la sede del gobierno londinense.

En estos casi cuatro años de lucha de los grupos pro europeos por la permanencia de Europa, fue difícil ver algún tipo de manifestación callejera de ciudadanos británicos a favor del Brexit, esas manifestaciones quedaron limitadas al escenario político y a los activistas.

Pero hoy a pesar de la intensa lluvia y el frío, muchos de ellos se manifestaron entusiastas en la espera del día soñado y abogan con ansias que se cumplan las promesas del primer ministro, Boris Johnson, de hacer más grande al Reino Unido.

Los manifestantes comenzaron a reunirse desde temprano en la Plaza del Parlamento, portando pancartas y carteles con mensajes anti UE.

Algunos estaban envueltos en banderas de la Unión o vestidos con trajes hechos con el emblema británico mientras otros cantaban canciones en contra de la UE.

La música, los tambores y los cánticos a favor del Brexit fueron una constante desde algunas horas antes de las 11 de la noche, mientras que los bares se llenaron de manifestantes esperando que llegue el momento y para guarecerse de la lluvia.

Los edificios de los ministerios alrededor del Parlamento también se iluminaron completamente con los colores de la bandera británica.

“Estamos celebrando que nos vamos de la Unión Europea. Estuvimos esperando por un largo tiempo, pero finalmente captaron el mensaje. Independencia y libertad”, dijo a Télam, James, un joven de 23 años, del oeste de Londres.

James, que llegó cerca de las 7 de la tarde junto a un amigo, aclaró que quiere mantener una amistad con los otros paìses de la UE, pero no quiere que les digan qué hacer y se mostró partidario de que el Reino Unido tenga el control de sus leyes.

“Por eso estamos celebrando que nos vamos de la Unión Europea”, expresó.

Otro joven, un estudiante secundario de unos 17 años, de nombre Matt, que vive en Knightsbridge, pleno centro londinense, que también se acercó a celebrar sostuvo que quiere y le gusta Europa pero no le gusta la Unión Europea.

“Tendremos nuestras leyes y regulaciones y eso es algo que estuve esperando que pasara y pasará de ahora en adelante adelante”, exclamó.

A su vez, Kristel Stuart, una mujer, que llegó desde Norwich, condado de Norfolk, al este de Inglaterra, dijo estar feliz porque dejamos la UE.

“Estoy feliz de que dejemos la UE para ser un país más fuerte y no para gastar nuestro dinero en otros países que no pueden administrar bien sus economías”

“La UE es solo un barril con agujeros y hasta que no lo cambie, el Reino Unido no pagará más por eso, así que les deseo buena suerte pero nuestro hogar ahora, es con Boris”, afirmó.

“No iremos silenciosamente a la noche y no nos caeremos sin luchar, vamos sobrevivir”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 3 =