Que el 2021 nos encuentre unidos, para volver a levantarnos.

Despedimos un 2020 con una mezcla de emociones y sentimientos. Alivio, tristeza, pesar, miedo. Pero también amor, agradecimiento, solidaridad. Porque este año nos marcó a todos y todas. Aprendimos a convivir con el temor y la soledad. Extrañando. Descubrimos el anhelo de una llamada, el valor de un abrazo. Que recibir y dar nos fortalece. Nos necesitamos. Y estuvimos. Entendimos que la mejor forma de salir adelante es haciéndolo juntos. Cada uno a su manera, tendiendo una mano, enviando un mensaje, brindando apoyo. 

Nos unimos en la oscuridad para poder brillar. 
 

Hoy nos preparamos para recibir el 2021 con esperanza. La esperanza de saber que vamos a superar la situación que vivimos, que vamos a levantarnos porque tenemos la fortaleza necesaria para enfrentar las adversidades.
 

Deseo que estas fiestas reciban mucho afecto, que al fin de cuentas es lo que nos da la fuerza para salir adelante. Deseo que el año que inicia nos encuentre unidos, trabajando codo a codo por una provincia mejor. Una Tierra del Fuego en la que todos y todas tengamos salud, trabajo y amor.